En pleno siglo XXI, criticar el cuerpo de alguien es considerado de muy mala educación, una ofensa casi imperdonable; pues ahora somos más conscientes de que nuestros cuerpos no tienen que ser perfectos, que la variedad es infinita y no debemos criticar u opinar al respecto. Ésta es la premisa principal del movimiento “Body positive”. Pero ¿en realidad entendemos lo que promueve este movimiento? ¿estamos realizando esta práctica de la mejor manera?

Remontémonos en sus orígenes y descubramos lo que en verdad busca transmitir.

 

Este movimiento nace justamente como una respuesta a que la mayoría de las personas, sobre todo en las mujeres, no pueden seguir los estándares de belleza marcados por la sociedad. Estándares como: color de piel, proporciones del cuerpo, forma de la cara, entre otras más. Esta corriente motiva a que las personas en general se replanteen que realmente la belleza para el ser humano puede ser ambigua y diferente; a la vez nos invita a aceptar que todos los cuerpos son bellos y cada uno está en un proceso.

 

Ahora, en pleno 2022, este movimiento ha llegado con más fuerza, pues las personas no toleran el ser criticados por sus cuerpos o por la diversa belleza que poseen, pero ¿qué tanto estamos usando este movimiento a nuestra conveniencia? El hecho de decir “no me critiques por mi peso” y escudarnos bajo el lema “yo me amo como soy” entendidos de una forma incorrecta, podrían estar promoviendo un estilo de vida poco saludable que impulse a ignorar los daños o complicaciones en la salud que trae la obesidad. Debemos cuidar de no traspasar los límites del bienestar en aras de rechazar un estándar de belleza limitado y discriminatorio.

 

Este movimiento es más profundo que solo hablar de la apariencia o el físico de las personas, pues su intención real es centrarnos en nuestros problemas internos. El tema es la aceptación personal, habla de cómo podemos hacer cambios en nuestra vida que nos hagan ser nuestra mejor versión cada día, pues el ser de tallas grandes o chicas esta bien, pero tu salud física y mental es lo que más importa.

 

Este movimiento es muy positivo si lo comprendemos correctamente, pues el decir yo me amo a mí mismo no quiere decir que esté conforme con mi estado actual, sobre todo si estoy en un riesgo de salud. El movimiento “Body Positive” no nos alienta a que descuidemos nuestra salud, todo lo contrario; nos invita a aceptarnos como somos, aceptar la situación en la que estamos con amor, siendo éste el punto de partida hacia un camino de esfuerzo y dedicación para construir la mejor versión de nosotros mismos mediante una vida activa, buena alimentación y realizando actividades que realmente nos hagan feliz, éste es el propósito real; empezar con sentimientos positivos de autoaceptación que nos impulsen a lograr nuestras metas para ser nuestra mejor versión, siendo únicos.