fbpx
Porqué entrenar en gimnasio

Este es un tema que provoca mucha controversia de la sana, jamás “mala leche”, y en lo personal me resulta agradable abordar este tema desde mi perspectiva porque como sabemos, cada mente es un mundo y no es por menospreciar el ejercicio en casa, ¡al contrario! Yo lo hago, pero creo que un gimnasio nos ofrece más oportunidades de ejercitarnos.

La mayoría de la gente sabemos que realizar ejercicio es una parte fundamental para una vida sana, y la que diga lo contrario que levante unas mancuernas. Nos ayuda a romper con la rutina, sacar esa energía que todos los humanos llevamos dentro y con esto combatir el estrés. Todas hemos tenido esa voz en nuestra mente que nos incita a meternos a un gimnasio, a toda costa y sin importar pagar el mes completo cuando realmente terminamos yendo 20 días. Bueno, para empezar, aquí está un punto: podrás engañar a otros, pero a ti misma jamás. Nosotras bien nos conocemos y si sabemos que en ocasiones(por no decir casi siempre) nos gana la flojera y terminamos diciendo “bueno, que al cabo mañana voy”, realmente no vale la pena gastar tú dinero en algo que ni siquiera tienes la firme convicción de querer asistir diariamente. Pero a contraparte, sabiendo que ya pagaste te podrás sentir con el compromiso o más bien, sale a flote ese orgullo que nos recuerda que el dinero no se da en árboles y que una vez que un servicio está pagado, nuestra casi obligación es ir. Bueno, más allá del aspecto económico, seamos honestos, el entrenamiento en casa jamás se podrá igualar al de un gimnasio. Eso sí, la actitud cuenta mucho, de nada sirve ir a un gimnasio si no tienes todas las ganas, pero tampoco sirve mucho una rutina de casa limitada cuando tus ganas y energía van más allá de un espacio reducido o ausencia de aparatos. Un beneficio que puedes obtener al ir a un gimnasio es el conocer gente, te amplía tu círculo social y aunque no lo creas, no hay necesidad de ser ermitaña para poder darte cuenta de esto, en realidad resulta motivante y mantiene viva nuestra rutina el conocer personas como Chuchita y saber que llegando al gimnasio o a las clases de Zumba y Pilates se actualizarán sus vidas a detalle. El equipamiento que tiene un gimnasio muy rara vez lo encontrarás en casa(al menos que seas millonaria), y tampoco el asesoramiento de profesionales, sobre todo si eres de las personas que necesitan que estén indicándoles cuál es tu rutina y su manera correcta de hacerla.

Y ni qué decir de los distractores; que si el hijo quiere jugar y el iPad está bloqueada, que si no se le ha servido comida al perro en todo el día, que si la novela está en su mero climax, etc. Sin fin de distractores pueden resultar perjudiciales para iniciar nuestra rutina de ejercicio. En cambio, cuando vas al gimnasio, entras en un trance deportivo y logras enfocarte en ti mismo.

Sea cual sea tu decisión, lo importante es que dediques un tiempo a ti misma y tomes la decisión de hacer ejercicio. El lugar en donde lo hagas dependerá de tus posibilidades y de donde te resulte más conveniente, así que ánimo y a sudar se ha dicho.

Comentarios relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 10 =

close Ir a la tabla de comparación